Socio comunitario inaugura grupo de aprendizaje para estudiantes del Distrito Escolar Metropolitano de Madison

To read this story in English, click here.

Líderes comunitarios inauguran grupo de aprendizaje para los estudiantes del MMSD que viven en los apartamentos The Pines en Fitchburg

Cuando el Distrito Escolar Metropolitano de Madison (MMSD, por sus siglas en inglés) anunció en julio de 2020 que comenzaría el ciclo escolar virtualmente durante la severidad y la incertidumbre del COVID-19, líderes comunitarios en el Centro Nehemiah para el Liderazgo y Desarrollo Urbano ‘Urban Leadership and Development’ comenzaron a desarrollar un plan para grupos de aprendizaje en persona. El objetivo de la coalición era simple: proveer a los estudiantes en comunidades subrepresentadas de Madison un apoyo gratuito y supervisado en un entorno seguro a medida que navegan en el aprendizaje virtual.  

Líderes de la comunidad Nehemiah atienden al llamado

Ozanne Anderson, directora del desarrollo y educación juvenil de la organización Nehemiah, estaba trabajando en programar los grupos con un equipo de educadores comunitarios cuando recibió una llamada de la administración de los apartamentos y casas de The Pines ubicados en el vecindario Hatchery Hill de Fitchburg.

The Pines quería asociarse con Nehemiah para transformar su sala de medios de comunicación, ubicada en el sótano, en un grupo de aprendizaje donde se mantuviera el distanciamiento social para los estudiantes que vivían ahí y asistían a las escuelas del MMSD incluyendo la Escuela Primaria Chávez, la Escuela Preparatoria West y otras escuelas fuera del distrito.

The Pines había provisto anteriormente un programa después de las clases para estudiantes de la escuela Chávez en la sala de medios de comunicación del edificio antes de que se cerraran las escuelas debido a la pandemia, pero se tuvo que cerrar el programa o idear una manera para apoyar a los estudiantes de acuerdo con los mandatos y recomendaciones educativas del estado debido al COVID-19.

"Cuando surgió la oportunidad de The Pines, fue una manera genial de asociarse con las escuelas para ayudar a los estudiantes dentro de un espacio comunitario controlado y seguro”, dijo Ozanne. “No podíamos quedarnos con los brazos cruzados, así que nos comunicamos con la trabajadora social de la Escuela Primaria Chávez para identificar a los estudiantes que necesitaban ayuda en este entorno pandémico”.

Ozanne y su equipo desarrollaron un modelo de un grupo de aprendizaje que satisfizo los mandatos educativos del estado, presentó las pautas a los administradores escolares de Chávez y al equipo administrativo de The Pines y estuvieron listos para apoyar a los estudiantes el primer día de aprendizaje virtual el otoño anterior.

El grupo de aprendizaje de The Pines

El grupo recientemente diseñado ofrece espacio hasta para quince estudiantes y cinco entrenadores de aprendizaje. Doce estudiantes asisten de manera regular y tienen diferentes edades, asisten a diferentes grados académicos y tienen diferentes antecedentes culturales. El grupo de aprendizaje The Pines apoya más que nada a estudiantes más jóvenes en los grados de kínder a 5º grado y a unos cuantos estudiantes de la escuela intermedia y preparatoria que también vienen a recibir ayuda con su trabajo escolar. 

Los entrenadores de aprendizaje de la organización Nehemiah contestan preguntas sobre el trabajo académico, dirigen proyectos prácticos con los estudiantes y los ayudan con cualquier problema técnico o de conexión de internet que pueda surgir. Los estudiantes traen su propio almuerzo cada día y el personal de la organización Nehemiah provee una merienda diaria. El personal también provee recursos de aprendizaje virtual y comunitarios para los padres y las familias.

Todos trabajan juntos para garantizar que el espacio esté debidamente desinfectado. Cada día la sala se barre y se trapea, hay divisores en las mesas y los estudiantes y el personal llevan puestas sus mascarillas en todo momento en el espacio del salón de clases y afuera durante el receso.  

"Cuando los estudiantes llegan, se lavan las manos de inmediato antes de ir a su mesa y continúan lavándose las manos durante el día. Tenemos un horario para limpiar y desinfectar que seguimos diariamente”.

Dado que la sala de medios de comunicación The Pines se ubica en el sótano del edificio, el espacio está completamente apartado de donde residen los inquilinos del edificio y donde trabaja el personal de The Pines. Para minimizar la acumulación de personas, los padres y las familias dejan a sus hijos en la entrada principal del edificio y un instructor los escolta a la sala.

Hay recordatorios visuales que se exponen en la sala para instruir a los estudiantes a que se laven las manos, que lleven sus mascarillas puestas y que practiquen buenos hábitos de limpieza y distanciamiento social.

"Mantenemos el espacio equipado con botellas desinfectantes para las manos en la entrada y salida y en la mesa de la comida”, dijo Ozanne. “También tenemos una gran cantidad de toallitas desinfectantes para nuestros estudiantes para limpiar sus dispositivos digitales, computadoras portátiles y materiales de aprendizaje”.

Colaboración entre la escuela y la comunidad                                                        

El Distrito Escolar Metropolitano de Madison ha tenido una sólida y duradera asociación con la organización Nehemiah por años, sirviendo a nuestros jóvenes de la comunidad escolar con programas educativos y de enriquecimiento.

Con más de 20 años de experiencia trabajando con los niños y familias en educación, Ozanne es la directora de programas de kínder a 12º grado para la organización Nehemiah.

"Nehemiah es una organización basada en la fe que provee servicios a todas las personas, pero tenemos la intención de empoderar y fortalecer a las familias de raza negra”, dijo Ozanne. “Tenemos el compromiso de mejorar nuestra comunidad y queremos ver que nuestros jóvenes prosperen en las escuelas del distrito de Madison y más allá”.

Incluso en tiempos de crisis de salud global, los líderes comunitarios de la organización Nehemiah continúan trabajando diligentemente con estudiantes locales en las áreas de conocimiento académico, preparación para el aprendizaje, destrezas de aprendizaje sociales y emocionales y desarrollo del liderazgo.  

La organización ofrece cinco programas juveniles de enriquecimiento durante el ciclo escolar y en el verano que desarrolla los talentos académicos de los estudiantes jóvenes de raza negra. Si bien los programas están suspendidos temporalmente debido al COVID-19, el personal de la organización Nehemiah verifica regularmente con sus estudiantes que estuvieron involucrados con esos programas.

"Cuando nuestros programas se cerraron debido a la pandemia, no quisimos perder contacto con nuestros estudiantes”, dijo Ozanne. “Así que los llamamos por teléfono y nos reunimos con ellos por medio de Zoom los miércoles asincrónicos para responsabilizarlos y asegurarnos que se mantuvieran concentrados”.

Antes de que el COVID-19 tuviera un impacto en nuestras vidas y nos interrumpiera nuestras rutinas diarias y limitara nuestras interacciones con la familia y amigos, el equipo de educadores y defensores comunitarios que colaboran con Ozanne ya estaban trabajando para reinventar las normas escolares tradicionales teniendo como enfoque a los estudiantes que se pudieran beneficiar de un método más pequeño e individualizado hacia su aprendizaje.

"Ahora que el COVID-19 ha forzado a la gente a hacer algo diferente, estamos viendo que algunos de nuestros estudiantes les está yendo mucho mejor en este entorno virtual”, dijo Ozanne. “La atención que reciben, el entorno controlado y de cariño que existe aquí en nuestro grupo de aprendizaje es parte de la razón por la cual esto está funcionando para los estudiantes”.

Los entrenadores educativos de la organización Nehemiah estarán de regreso en enero en The Pines después de las vacaciones de invierno para apoyar a los estudiantes en el grupo de aprendizaje, una nueva alternativa al aprendizaje dentro del salón de clases, que Ozanne espera que continúe en el futuro para los estudiantes que prosperan en una comunidad pequeña de aprendizaje que funciona para ellos.