Estudiantes reciben apoyo de la comunidad SAPAR para la crianza de sus hijos durante la pandemia

Click here to read this story in English.

Estudiantes reciben apoyo de la comunidad SAPAR para la crianza de sus hijos durante la pandemia   

Cuando el distrito hizo la transición a un modelo de instrucción totalmente virtual hace un año, Jessie Loeb, educadora de parto y crianza del Programa para Padres en edad escolar (SAPAR, por sus siglas en inglés) del Distrito Escolar Metropolitano de Madison, no estaba segura de cómo construiría una comunidad en línea que fuera segura, agradable y tranquilizadora para las madres jóvenes en su salón de clases.

Si bien aprender en línea o en persona durante la pandemia del coronavirus ya es un desafío para muchos estudiantes, maestros y familias; las madres jóvenes del distrito encuentran esta nueva experiencia de aprendizaje especialmente estresante al equilibrar la falta de interacción personal en el aprendizaje virtual con las exigencias del cuidado de un niño pequeño.

Jessie explica que la clave para crear un espacio seguro durante el aprendizaje en línea es concentrarse en construir una comunidad solidaria y mantener esas relaciones personales que son tan críticas para las madres primerizas y futuras. Ella cree que los educadores deben ser comprensivos y flexibles, reconociendo que no siempre saben lo que está sucediendo con un estudiante justo antes de que inicie la sesión virtual en Zoom para la clase.

“Es muy importante ser real y humano; ceder el lugar de la pedagogía y dar la bienvenida a un estudiante cuando venga a clase ”, dijo Jessie. “Siempre dejo de enseñar y digo hola. No importa si se unen tarde a la clase. Dejo de compartir mi pantalla, dejo de hacer lo que esté haciendo para dar la bienvenida al estudiante al espacio. Pongo mucho amor y apoyo social, emocional y sin prejuicios en mis estudiantes, y eso es lo primero y más importante antes de todo lo que hago”.

SAPAR proporciona un entorno seguro y acogedor para estudiantes embarazadas y con hijos del Distrito Escolar Metropolitano de Madison (MMSD, por sus hijos en inglés). El programa se ofrece a mujeres embarazadas durante dos semestres en grupos pequeños y cursos sobre el cuidado prenatal, parto, habilidades de crianza y varios temas de estudios de la mujer, combinados con el plan de estudios básico del distrito en matemáticas y lectoescritura.

Desde que la enseñanza se tornó virtual, los educadores y el personal de SAPAR dependen del apoyo de los socios de la comunidad cada semana para unirse a los estudiantes en línea, brindándoles recursos locales para ayudarlos durante sus primeros años de paternidad.

“Cuando los estudiantes abandonen nuestro programa, quiero que tengan recursos a los que recurrir si los necesitan”, dijo Jessie. “Es por eso por lo que he invitado a diversos miembros de los campos de la medicina, las artes, las organizaciones comunitarias, los socios de vivienda y empleo: personas de Madison que vienen a nuestro salón de clases con regularidad, que los estudiantes pueden conocer y acudir directamente a ellos cuando necesitan apoyo fuera de SAPAR“.

El personal de SAPAR tiene una asociación continua con el departamento de Terapia Física y Ocupacional del sistema hospitalario UW Health, donde los estudiantes actuales de doctorado trabajan con las madres de SAPAR para navegar por los hitos del desarrollo con sus bebés en áreas que incluyen las etapas de desarrollo emocional, físico y cognitivo.

La doctora Jasmine Zapata, especialista en pediatría de UW Health,, educadora de salud y autora visita la clase todos los meses para presentar su curso de empoderamiento juvenil sobre autorreflexión, resiliencia y valentía a los estudiantes de escuela preparatoria, mientras que empleados de la clínica UW Health Wingra Family Medical Center ofrecen talleres sobre todo, desde la crianza de los hijos hasta el trauma y los tiempos difíciles hasta temas de planificación familiar y visitas virtuales de bienestar del bebé.

Como novedad este año, SAPAR recibió a artistas creativos del centro Overture Center de Madison para trabajar con los estudiantes para escribir y grabar canciones de cuna para sus hijos. Tanto las organizaciones Briar Patch como Common Wealth Development también brindan vivienda y recursos de empleo para trabajos postsecundarios a los estudiantes.

“Los estudiantes también participan en el programa de pañales de la escuela donde los trabajadores sociales de SAPAR entregan pañales a nuestros padres jóvenes de forma regular”, dijo Jessie. “Biberones, asientos para el automóvil, ropa: estas familias jóvenes obtienen todo tipo de artículos nuevos para sus hijos y sus familias. Estamos muy agradecidos de que a la comunidad de Madison le encanta apoyar a nuestros estudiantes y donar a SAPAR ".

Monika Alford es actualmente una estudiante de noveno grado que participa en SAPAR. Equilibra el aprendizaje virtual durante la pandemia mientras cuida a su hijo pequeño, Niko. A Monika le encanta la flexibilidad y el apoyo que proporciona SAPAR, las amistades que ha desarrollado con sus compañeros de clase y las respuestas rápidas de sus maestros cuando tiene preguntas sobre su trabajo escolar. Para conocer más sobre la experiencia de Monika con SAPAR, haga clic en el vídeo a continuación.